En el tramo que corre paralelo al río del canal de la antigua central hidroeléctrica de El Ossero  se encuentra el imponente acueducto (del latín aquaeductus, que transporta agua) de El Ossero.

El acueducto de El Ossero

Se trata de una construcción «en terraplén» con obra de fábrica a ambos lados, que permite el transporte en forma de flujo continuo de las aguas del canal de derivación situado en su parte superior sin interrumpir la comunicación terrestre del tramo de la vega comprendido entre el río y el canal con las tierras de Ossa de Montiel.

El acueducto, situado en el tramo en que la obra a ambos lados del canal alcanza sus mayores dimensiones, supera los 4 metros de altura

Históricamente ha cumplido una función de suma importancia para los hombres y animales que vivían, trabajaban o tenían necesidad de acercarse al río. El Guadiana es conocido desde tiempos inmemoriales por su genio indomable. Períodos de extrema escasez de agua se alternan con ciclos hídricos en los que las aguas inundan todo lo que encuentran a su paso. Cuando se producían estas recurrentes crecidas gran parte de la vega del valle del Alto Guadiana quedaba convertida en un humedal insalubre y de tránsito muy difícil. El paso abierto por el ojo del acueducto permitía a hombres y animales no quedar atrapados en la ribera anegada.

Entrada del ojo del acueducto de El Ossero

Detalle de la entrada

El ojo del acueducto

El acueducto tiene un único ojo con una altura máxima en su parte central de 1,70 metros y una anchura de 1,50 metros. Sus dimensiones han permitido durante un siglo el paso sin estrecheces, de un lado a otro del canal  por debajo del flujo de las aguas, a hombres, caballerías e incluso a carros u otros medios de transporte ligeros. Está coronado por un arco rebajado rematado por una fila de losas y una hilera de ladrillos. Todo su perímetro está contorneado por varias filas de ladrillos que resisten agónicamente el paso del tiempo y el olvido del hombre.

Interior del acueducto de El Ossero

Interior del acueducto

En su interior podemos observar diversos materiales constructivos. El arco superior está recubierto por losas talladas de piedra. Una hilera de ladrillos las separa de las paredes de mampostería. Varias columnas de ladrillos refuerzan las entradas del ojo a ambos lados del canal.

Hasta que no atravesamos sus 2,77 metros de profundidad bajo el conducto del agua no somos conscientes de las verdaderas dimensiones del canal

Contrafuertes a ambos lados

A ambos lados del canal, situados a izquierda y derecha de las entradas al ojo del acueducto, cuatro imponentes contrafuertes separados por 3,5 metros sujetan toda la estructura. Diseñados con sección variable más estrechos arriba y más anchos abajo, están construidos, como el resto del canal, con mampostería ordinaria trabada con mortero.

Los dos contrafuertes que miran al río son los de mayores dimensiones de todo el recorrido del canal de derivación. Cubren verticalmente prácticamente toda la obra de los muros desde el suelo  hasta casi el borde del vaso. Tienen una altura cercana a los 4 metros, una anchura superior los 2 y una sección en su parte inferior más ancha próxima a los 1,50.

Ojo y contrafuerte del acueducto de El Ossero

Ojo y contrafuerte

El acueducto de El Ossero es la guinda que coloca a la Gran Muralla de las Lagunas de Ruidera entre las construcciones industriales más significativas de todo el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera