La pesca en las Lagunas de Ruidera ha sido practicada por el hombre desde que habitó en sus riberas y descubrió la riqueza inagotable del río en su búsqueda incesante del alimento cotidiano.

Vamos a dedicar varios artículos a tratar sobre quién, dónde y cómo se pescaba en las Lagunas de Ruidera en la segunda mitad del siglo XVIII, probablemente el momento más trascendente de la historia del «Real Sitio».

La pesca en el Real Sitio de Ruidera en el siglo XVIII

Durante buena parte del siglo XVIII las Lagunas de Ruidera pertenecieron  a la Orden de Santiago. La Concordia firmada con la Orden de San Juan en Santa María del Rozalen el día 7 de mayo de 1237 fijó «la división entre la Moraleja y Ruidera por soga», quedando Ruidera dentro de los territorios de la orden santiaguista.

En la segunda mitad del siglo XVIII, parte de las lagunas bajas cambiaron de Orden propietaria. El 29 de mayo de 1784 se firmó la escritura de cesión por parte del Rey Carlos III, como Gran Maestre de la Orden de Santiago, al Infante Don Gabriel, en calidad de Gran Prior de San Juan en los Reinos de Castilla y León, por la cual Su Majestad cedió, donó y traspasó al Infante y a sus sucesores en la Gran Dignidad Prioral el sitio llamado de Ruidera con los molinos, lagunas, jurisdicción, pastos y demás derechos, entre los que se incluía el de la pesca.

«y en ella tenia la Mesa Maestral del Partido de Infantes las Lagunas, parte de la Larga, la del Rey, Cueba de la Morenica y parte de la Coladilla, su pesca y demás aprovechamientos…» (1)

Arriendo y subarriendo de los derechos de pesca

Hasta entonces, el Maestrazgo de Santiago propietario de dichas lagunas, no disfrutaba directamente de los frutos del Sitio de Ruidera, sino a través de las rentas que le proporcionaba su arriendo a varios vecinos de los pueblos colindantes. En el momento de la cesión de los terrenos de Ruidera, los arrendatarios de los mismos eran cuatro vecinos de Villanueva de los Infantes y Membrilla llamados Juan de Lorca, Manuel Jiménez, Juan Francisco Estacio y Juan Moreno de Ramos.

«y tambien concurriran Juan de Lorca y Manuel Gimenez y Juan º Estacio vecinos de Infantes y Juan Moreno de Ramos que lo es de la Membrilla, Arrendatarios de los mismos Molinos y Batan, Pesca y Huerta…» (2)

Los derechos de pesca de las lagunas del Sitio de Ruidera se arrendaban junto a una huerta, situada junto a los terrenos donde en aquellos momentos se estaba construyendo la fábrica de pólvora, que se conocía con el nombre de «Huerta del Rey». Las rentas que cobraba el Maestrazgo, dependiendo de los frutos obtenidos, se estimaban en unos 10.880 maradevís anuales. También pagaba la décima al Convento de Uclés.

«Frente a dhos tendederos ay una tierra de cebada de tres fanegas poco mas ò menos de primera calidad que llaman la Huerta del Rey. cuia propiedad se arrienda con el derecho a la Pesca de las tres Lagunas que posehia la Mesa y de la qual usa an los Arrendadores sembrando las Especiès qe les acomodaba» (1)

El último contrato de arriendo realizado por la Mesa Maestral, con una duración de cinco años, se inició en enero de 1778. Aunque en un principio se pensó lo contrario, cuando el Real Sitio fue cedido al Gran Priorato de San Juan, se respetó la duración del contrato de arriendo existente, pagando los arrendadores iguales cantidades a los nuevos propietarios.

«Que tienen arrendados (…) Los Dros. De Borra, Asadura y Pontazgo, la Pesca de Lagunas que llaman del Rey, Morenilla, y Coladilla, por el tpo. de cinco Años, que dieron principio en primero de Henero de mil setecientos setenta y ocho, y terminaran fin de Diciembre de el presente.» (2)

Los arrendadores, a su vez, tenían subarrendada la pesca de estas lagunas a Tomás Martín Colores, por una cantidad de 400 reales al año. Tomás, vecino de la villa de Alhambra, residía en el Sitio de Ruidera desde hacía 30 años, en la «casa que dicen de la Cubeta», y se dedicaba a explotar sus arriendos y subarriendos.

«La Pesca de las Lagunas del Rey, Cueba dela Morenilla y Coladilla que pertenezen á este Rl. Sitio la tienen subarrendada à Tomas Colores en la Cantidad de quatrocientos reales por este Año» (2)

Continuará…

Imagen de Portada. «Vista de la única carretera por la que se puede ir a Ruidera» DOTOR, A. Enciclopedia Gráfica La Mancha y el Quijote. 1930. Biblioteca Virtual de Castilla-La Mancha.
(1) A.P. A.I.D.G. Secretaría. Legajo 214.
(2) A.P. A.I.D.G. Secretaría. Legajo 763.