Nuevo tabernáculo y altar

En 1801 se decide hacer un tabernáculo y una mesa de altar mayor para la iglesia de Santa María Magdalena, dorándolo y jaspeándolo de oro fino, para lo que se llama al maestro dorador de Villanueva de los Infantes, Blas Rodríguez, que tasa la obra en 2.030 reales, aunque la falta de fondos hace que no se pueda llevar a efecto.

El maestro es llamado de nuevo en 1804, ajustando la obra en el mismo precio, a pesar del tiempo pasado y de la subida del valor de los materiales. Sobre el precio pactado pidió un adelanto de 1.500 reales, que le fue concedido. Una vez finalizada la obra, el juez protector de iglesias, consideró que se le debían pagar 2.200 reales, más otros 300 como compensación por haber permanecido con su familia en la villa, mientras ha ejecutado la obra.

El dorado y jaspeado del tabernáculo y mesas de altares fue realizado por el maestro José Donoso, vecino de Alcázar, aunque el resultado final presentará notables defectos por lo que no le abonan unos 300 reales, debiendo jaspear el frontón del tabernáculo y los extremos del altar mayor.

Las obras de las mesas de los altares se hicieron con las limosnas que entregaban los devotos, aunque en los últimos cuatro años las cosechas habían sido malas, por lo que el estado de la población era calamitoso, reduciéndose el número de vecinos a la mitad.

Andas de la Virgen

Reparaciones e imágenes

El 19 de diciembre de 1803, el maestro carpintero Juan Lorenzo Mena, vecino del Bonillo, comparece para informar del estado de la iglesia, reconociendo el pavimento que se ha reparado recientemente, pagado de los caudales de la fábrica, indicando que sólo se necesitan 30 reales para unas pequeñas reparaciones en el embaldosado. Pero también son necesarios otros 954 para reparar el tejado de la sacristía, el cuarto trastero y la cubierta de la iglesia y otros 1.000 para blanquearla, enlucir los cimientos y parte de las murallas, siendo preciso comprar 660 fanegas de yeso pardo y 25 de blanco.

El osario también necesitaba que se hicieran excavaciones y desmondes en todo el ámbito del cementerio, aunque la zona que peor estaba era la situada en la parte del mediodía, para lo que se necesitaban otros 1.100 reales, sumando todas las obras un total de 4.158, siendo presentado el presupuesto al cura párroco, Juan de Bustos.

En marzo de 1806, se ruega que no se efectúe la demolición de los altares, donde se encuentran las tres imágenes que lo adornan:

La Asunción de Nuestra Señora.

Nuestra Señora de la Soledad, con la que se fomenta el culto de la novena de Dolores y las procesiones de Semana Santa.

La Purísima Concepción, que poseyó algunos bienes raíces que se habían enajenado.

La mala situación económica de esos años hizo que en mayo, la iglesia debiera 2.488 reales por los géneros suministrados para las obras, procediendo la justicia al embargo y venta de sus bienes.

Pleitos

El presbítero de la villa y mayordomo de la iglesia, acusó al anterior mayordomo José Tiburcio Gascuñana, de haber perjudicado a la fábrica de la iglesia en más de cuatro mil reales, por haber vendido el grano en mal tiempo en los años 1803 y 1804, aunque fue absuelto, al demostrar que como consecuencia de la escasez y de los fuertes temporales que impedían salir fuera del pueblo a comprar grano, el cura Juan Bustos Escalera, había dispuesto que se sacaran de la fábrica de la iglesia, 19 fanegas y un celemín para los panaderos, pagándose a 75 reales la fanega.

En 1807 había un nuevo comendador, Antonio Juez Sarmiento, marqués de la Roca, ordenando que se le paguen 240 reales a José Mexía, maestro tallista de Infantes, por la construcción de las mesas colaterales del altar mayor (45).

«Anterior»              «Siguiente»

Séptima parte del estudio histórico titulado «Estudio histórico-artístico de la iglesia de Santa María Magdalena de Ossa de Montiel» realizado por Concepción Moya García y Carlos Fernández-Pacheco Sánchez-Gil.


Imagen de portada. Proyecto del maestro Josef Castell para el retablo mayor de la iglesia de Ossa de Montiel, 1787.
Imagen. Andas de madera para la imagen de Santa María Magdalena, 1696.
(45) AHN. Sección Órdenes Militares. Archivo Judicial de Toledo. Santiago. Legajo 76.105.