Francisco García Pavón, escritor manchego nacido en Tomelloso

Francisco García Pavón nació el 24 de Septiembre de 1919 en Tomelloso. Entre sus principales rasgos biográficos podemos destacar los siguientes:

  • Se doctoró en Filosofía y Letras y fue catedrático y Director de la Escuela Superior de Arte Dramático.
  • Fue crítico teatral y editor, su popularidad le vino gracias a sus novelas y cuentos en los que, desde la perspectiva humorística, refleja el mundo rural de La Mancha.
  • Su primera novela, Cerca de Oviedo (1945) resultó finalista del Premio Nadal. Otro premios en su carrera fueron: Premio de Cinematografía y Teatro (1964), Premio Nacional de la Crítica con sus novelas “El rapto de las Sabinas” y “El reinado de Witiza” (1968); Premio Nadal por su obra “Las hermanas coloradas” (1969), Premio Hucha de Oro por su relato “Confidencias 1916” (1975) y Premio de Narraciones Breves Antonio Machado por el cuento “El tren que no conduce a nadie” (1979).
  • Su mayor éxito literario lo alcanzó gracias a la serie de novelas policiacas protagonizadas Plinio, Jefe de la Guardia Municipal de Tomelloso, consiguiendo una gran calidad, hasta entonces no conseguida, del género detectivesco en España.
  • Falleció en Madrid, el 18 de marzo de 1989.

Nos encontramos ante un escritor emblemático de La Mancha y que representa, a través de su literatura, la idiosincrasia y la naturaleza del carácter manchego en particular y un profundo conocimiento de la condición humana en general. Además sus descripciones del paisaje y lugares concretos de su geografía vital son un valioso documento para conocer la fisonomía de nuestro entorno hace medio siglo.

Su narrativa se caracteriza por un cuidado estilo de raigambre cervantina y atento al detalle costumbrista. Enfoca el género conocido como novela policíaca como una mezcla de lo estrictamente policíaco con elementos costumbristas y crítica social hasta donde era posible en la época.

García Pavón en el Diario de Cuenca 1973

Diario de Cuenca 1973

Su producción literaria está compuesta, además de múltiples ensayos y artículos periodísticos por las obras:

  • Cerca de Oviedo.
  • Cuentos de mamá.
  • Cuentos republicanos.
  • Los liberales.
  • Los nacionales.
  • La guerra de los dos mil años.
  • Historia de Plinio (con todos los episodios del Jefe de la Guardia Municipal de Tomelloso).
  • Ya no es ayer.
  • Cuentos de amor… vagamente.

Por supuesto, en su conocimiento de la geografía manchega, no podían faltar sus descripciones de enclaves tan próximos al entorno de Ruidera. A continuación se muestran algunas de ellas:

El Castillo de Peñarroya

“Aquella anchura de horizonte,
aquel despeje de campos
despiezados a sus anchas.
La albarda del cielo caía en campana
sobre el terreno sin lindes…
Estaban próximos al pantano de Peñarroya
y al castillo del mismo nombre”.

EL REINADO DE WITIZA (1966)

Vista general de Ruidera en 1930

Vista general de Ruidera en 1930

Ruidera

“Las calles estrechas en cuesta.
Las casas bajas con cal, la antigua fábrica de pólvora
y luego residencia particular.
Aldea pequeña y clara,
criada a la vera de las aguas y sus lucios,
de los árboles que fueron cortados antaño
para poder comer.
Aldea que pasó de la caza furtiva y pesca solitaria,
al trajín del turismo provinciano”.

VENDIMIARIO DE PLINIO (1972)

“Cruzaron la aldea de Ruidera.
Remolques y camiones con mieses.
Hombres en mangas de camisa,
niños morenos y gritones,
el borrón vertical de una cura sobre las cales,
culos mañaneros de chicas en pantalones y,
en seguida, el agua verde-ojo de las Lagunas”.

EL REINADO DE WITIZA (1966)

Las Lagunas de Ruidera

“…aguas quietas, matriz del Guadiana.
Aguas anchísimas que ni corren ni ondean.
Aguas que se sangran por el pie
y conservan la cabeza lúcida.
…para mirarse la cara en sus espejos,
ver marcharse la tarde paso a paso
y recibir el amanecer en su bandeja”.

EL REINADO DE WITIZA (1966)

Restaurante de Entrelagos

“…subieron al restaurante de Entrelagos,
que está enclavado entre las lagunas
del Rey y la Colgada…
Por la vidriera del restaurante
se veía el azul de las lagunas,
y un trampolín desde el que se lanzaban
unas jovencitas con el cuerpo duro
y todavía sin pámpanos”.

EL RAPTO DE LAS SABINAS (1969)

Argamasilla de Alba (el puente sobre el Río Guadiana)

“Ya, a aquellas horas, algunos hidalgos,
acodados sobre el breve puente del menguado río,
deshacían la mañana entre bostezos”

LOS CARROS VACÍOS (1965)

“A la salida del pueblo,
las mocedades argamasilleras,
vestidas de la manera peregrina que acostumbran,
fatigaban los caminos con su caballos y carricoches”

LOS CARROS VACÍOS (1965)

Isla de la Colgada en la actualidad, Ossa de Montiel

Laguna Colgada

Laguna La Colgada

“En la Colgada vierten las aguas de escorrentía
de la Cañada de las Hazadillas.
En los días de primavera
las aguas de escorrentía se multiplican,
los saltos de laguna a laguna se asonoran,
y en algunos parajes todo es concierto
de aguas saltadoras y escaloneras”.

VOCES EN RUIDERA (1973)

Cueva de Montesinos

“Y la cueva en sí es boca desperfilada
por los hundimientos,
de unos cuatro metros de anchura,
entre piedras desnudas.
Por tanto visiteo y tránsito,
la entrada está casi monda,
sin aquellas cambroneras, cabrahigos, zarzas
y malezas que vio Cervantes.
Cueva… cuyo mito sobrepasa la rústica realidad”.

VOCES EN RUIDERA (1973)

Vista de Alameda de Cervera

Alameda de Cervera

Alameda de Cervera

“Hasta la Alameda de Cervera,
todo el llano desolado.
Con casas de campo, allí a lo hondo.
La Alameda diametra el llano.
El pueblo, con unas pocas casas,
una escuela y un bar.
Al menos lo que se ve”.

UNA SEMANA DE LLUVIA (1971)