Ruidera treasures

Historia y patrimonio de las Lagunas de Ruidera

Autor

Salvador Jiménez

El Hogar del Pescador, cuando el turismo descubrió Ruidera

Aquel hotel, el primero de las Lagunas de Ruidera, nos parecía un palacio de cuento

El primer hotel de las Lagunas de Ruidera

A finales de los años 50 del siglo XX abrió sus puertas el Hogar del Pescador

Trabajando en las carboneras del Alto Guadiana

Encendida la carbonera, permanecía en ignición entre ocho y diez días

Los últimos carboneros del Alto Guadiana

El Hermano Romualdo, uno de los últimos carboneros de Ruidera, quemó varias carboneras en El Pedrosillo, La Moraleja y Caoba

Carboneros del Alto Guadiana

Honrada gente manchega, de las cañadas de la Retamosa, las Hazadillas o la Manga

El Somatén de Ruidera en los años 60

Milicia armada, formada por vecinos voluntarios, de virtuoso proceder

El negocio y faena del esparto en el Alto Guadiana

Entre 1940 y 1959 se vivió la postrera y más esplendorosa etapa de la faena y negocio del esparto

El negocio del esparto en el Alto Guadiana

En Ruidera no hay reloj, ayuntamiento ni plaza, los ha castigado Dios con el esparto y la maza

Recordando las centrales hidroeléctricas del Alto Guadiana (II)

La máquina de la central de San Alberto conocida como la Gorda, cuando funcionaba a plena carga, rebasaba los 600 kw/h

Recordando las centrales hidroeléctricas del Alto Guadiana

En 1964, al poco de cumplir la mayoría de edad, me contrataron para hacer servicio de maquinista

Grabados esquemáticos del Alto Guadiana

Los pueblos han utilizado el tobazo plasmando acontecimientos, costumbres artísticas, mitos o vivencias

La tormenta que electrocutó a cinco segadores de Ossa de Montiel

El río del cielo se volcó arrancado y arrastrando suelos, inundando la parte baja de Ruidera y arramblando las hortalizas de Los Tajones

© 2020 Ruidera treasures — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑