Ni siquiera los avances del progreso consiguieron levantar este lugar. Es más, todo lo que el progreso acercaba a este sitio parecía estar condenado al fracaso. Incluso, cerca del lugar llegó a situarse un apeadero de RENFE. Fue la estación de Marañón, situado en la línea ferroviaria que une Alcázar de San Juan con Manzanares. Por una u otras razones, la estación terminó siendo abandonada.

Hoy, en pleno siglo XXI, la maldición del lugar parece que se mantiene

Así el antiguo Canal del Gran Prior ha dado paso, según muchas opiniones, a otra tumba numerada del río Guadiana. Se trata del Acuífero 23. Una serie de técnicos llegaron a afirmar que este acuífero 23 era “como el Mediterráneo”, queriendo decir que se podía explotar sin miedo a que se secara. Los habitantes de la zona, pertenecientes a una sociedad agrícola, se lo tomaron en serio y en las últimas décadas del siglo XX se observó que la lámina de agua desciende a una gran velocidad. Hoy ya son evidentes los grandes problemas del acuífero: la contaminación de sus aguas y su sobreexplotación para riego (junto a la sequía).

La última mención pública a nivel nacional que se hizo sobre Villacentenos la podemos encontrar en un reportaje del periódico ABC, que el 15 de enero de 1978 realizaron sobre el río Guadiana. En dicho artículo aparece una fotografía del lugar. Hoy, pasados más de treinta años, el lugar ha ido abandonándose a pasos agigantados.

Recuerdo en los años ochenta las palabras del alcazareño Don Amable Paniagua, propietario por entonces de la quintería de Villacentenos, que al hablarle sobre mi intención de escribir sobre la historia de este paraje me alentaba a hacerlo para que tan mítico lugar medieval no cayera en el total abandono histórico.

Reloj solar en Villacentenos

El tiempo está detenido en la aldea

La primera vez que llegué a este paraje me asombró su reloj de sol, su nombre en la fachada de una de sus casas, su portón tapiado que fue la entrada del convento, sus penachos en el tejado,…. Hoy, algunas décadas después, veo como todo se cae en pedazos.

Con este breve estudio espero colaborar a que el olvido que rodea a este lugar no continúe imparable e invito a todos a que, por una vez, no sigamos el ejemplo del inigualable y alcazareño Miguel de Cervantes que nos hablaba de un “lugar de la Mancha del que no quiero acordarme”, y que indaguemos en nuestro pasado para evocar parajes que permanecen en el olvido.

«Anterior»

Quinta parte del estudio histórico titulado «Breve historia de Villacentenos»

LORENZO, P (1978): “Los ríos inéditos: Guadiana”. ABC.
LIGERO, Á. (1991): “La Mancha de Don Quijote”. Excmo. Ayuntamiento de Alcázar de San Juan.
BARQUERO, C. (1995): “La Repoblación Hospitalaria en la Corona de Castilla (siglo XII-XVI). Universidad Autónoma de Madrid.
RODRÍGUEZ , MA. (2007): “Aproximación a la cartografía informática del territorio de la Orden de San Juan en la provincia de Ciudad Real” en Cuadernos de Estudios Manchegos.
MELERO, D. (2003): “Tierra de castillos”. Diputación Provincial de Ciudad de Ciudad Real.
MONTERO, J. (2002): “Carpetanos y vettones en la Geografia de Ptolomeo”. Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid.
URBINA, D. (1998): “Carpetania romana y los carpetanos indígenas: Tribu, etnia, nación o el país de los escarpes”. Universidad Complutense de Madrid.