Durante mucho tiempo, mis paseos por la orilla de la laguna San Pedro solían detenerse para comtemplar una enorme piedra rectangular con signos tallados en uno de sus laterales a la que bauticé como «el sillar árabe de Ossa» o «la piedra Fustel», en honor a quien me la enseñó.

Ya nadie podrá contemplarla más. La piedra ha desaparecido este verano.

La cercanía a la ermita de San Pedro y el final abrupto del templo quijotesco nos sugiere que el origen del sillar bien pudo estar ligado a la antigua ermita hoy desaparecida.

La antigua ermita de San Pedro

El templo antiguo fue asaltado y destruido en septiembre de 1936 por “milicianos desconocidos de Tomelloso”, los cuales profanaron y quemaron la imagen del santo. (1) El mal estado del edificio y la amenaza que representaba, provocó que en 1943 fuera demolido, construyéndose en su lugar una nueva ermita, que es la que existe en la actualidad.

Ermita de San Pedro en Ossa de Montiel

Antigua ermita de San Pedro

Desde entonces, se han podido ver en las cercanías de la ermita y en construcciones cercanas, sillares que con toda seguridad provenían del antiguo templo.

Pero ¿y las inscripciones de origen árabe? ¿Cómo pueden provenir de un templo cristiano?

Algunos autores como Corchado Soriano, sugieren que la ermita debió existir ya cuando la Reconquista, siendo su construcción mozárabe o tal vez visigótica, según el dibujo que de ella se conserva -se refiere a los dibujos realizados por Urrabieta-. (2)

Concepción Moya sigue esta línea admitiendo la posibilidad de que la ermita se construyera en la época visigoda. Según la autora, observando los citados dibujos y algunas fotografías, sobre todo del interior, apreciamos dos arcos de herradura que separan la capilla principal o zona del altar mayor del resto del edificio, cuya tipología podría pertenecer al período visigodo, pues son arcos de herradura más abiertos que los que suele utilizar el arte musulmán. (3)

Por tanto, la antigua ermita bien pudo levantarse sobre una antigua construcción de origen mozárabe o visigótica, lo que acerca las inscripciones árabes al origen del templo.

Decoración epigráfica árabe

La única referencia que he encontrado sobre el sillar oseño la realizó el arqueólogo David Gallego que en su trabajo Del emirato a la conquista cristiana: propuesta de reconstrucción del paisaje histórico del Campo de Montiel (ss. IX-XIII) asevera que los signos tallados en la piedra se corresponden con una decoración epigráfica de origen árabe. (4)

sillar árabe de Ossa

La muy escasa presencia en la zona de restos arqueológicos de procedencia árabe o mozárabe, magnifica aún más la importancia historica de este sillar, hoy en paradero desconocido.

Mi especial agradecimiento a David Gallego, Codirector Conjunto Arqueológico Castillo de La Estrella en Montiel, por las fotografías e información sobre el sillar que me ha facilitado.
(1) AHN. Fondos Contemporáneos (Fiscalía Tribunal Supremo). Causa General, 1015, expd. 58.
(2) CORCHADO, M. Avance de un estudio geográfico histórico del Campo de Montiel. 1971.
(3) MOYA, C. Una ermita quijotesca en el Campo de Montiel albaceteño.
(4) GALLEGO, D. Del emirato a la conquista cristiana: propuesta de reconstrucción del paisaje histórico del Campo de Montiel (ss. IX-XIII).