El Vado de las Piedras es uno de los pasos que durante siglos sirvieron de comunicación a hombres y ganados entre ambas orillas del valle del Alto Guadiana.

La dimensión histórica del vado se multiplica al conservar los restos de mayores dimensiones del Canal del Gran Priorato de San Juan que han llegado hasta nuestros días.

El canal a su paso por el vado

El canal proyectado por Juan de Villanueva recogía las aguas sobrantes de las Lagunas en la esclusa de Miravetes -actual Laguna Cenagosa-, conduciéndolas a través del valle del Alto Guadiana y el Campo de San Juan hasta el borde de las tierras del Priorato.

vado-de-las-piedras-seco

El canal con aguas bajas

Vado-de-las-piedras-agua

El canal con aguas altas

El trazado de la parte alta del canal fue perdiéndose con el paso de los años, cuando las fértiles tierras de la vega del Alto Guadiana fueron roturadas y convertidas en huertas y campos de labranza.

A mediados del siglo XX, la construcción de la presa del pantano de Peñarroya anegó todo el valle desde el castillo hasta La Moraleja. Aún así, cuando bajan las aguas del pantano, todavía hoy podemos contemplar una “pequeña gran muestra” de lo que fue la magna obra ilustrada.

A su paso por el Vado de las Piedras el canal tiene una anchura de más de 30 metros

Dentro del canal

Desde dentro del canal

Desde lejos es difícil hacerse una idea de las dimensiones del canal, únicamente desde su lecho se aprecian las medidas faraónicas de la obra. Una vez dentro medimos la distancia entre sus muros ¡31metros! y la longitud de éstos que aún queda en pie ¡casi 250 metros!.

¿Por qué se ha conservado este tramo del canal? Posiblemente el hecho de que el vado sea la desembocadura natural de las Cañadas de la Canaleja y del Gavilán y, por tanto, destino de airadas riadas en época de lluvias, hizo que nunca llegaran a roturarse las tierras del vado por temor a la pérdida de las cosechas por las crecidas estacionales.

El canal desde el cielo

Las dimensiones del canal a su paso por el vado no han pasado desapercibidas en las imágenes aéreas que comenzaron a realizarse a mediados del siglo XX.

En la fotografía del vuelo realizado en los años 1945-46 por el Army Map Service de EEUU se distingue perfectamente el canal a su paso por el vado. También se observa como el canal sigue por la ribera izquierda del río camino de Peñarroya. Desgraciadamente todos estos tramos, salvo el del Vado de las Piedras, no han llegado hasta nosotros.

Vado-de-las-piedras-1945

El Vado en 1945 (1)

Unos años más tarde, en la imagen tomada en el año 2006 dentro del Plan Nacional de Ortografía Aérea (PNOA), ya sólo se distingue el tramo que podemos ver hoy. Al estar bajo el nivel de las aguas del pantano destacan perfectamente los dos muros laterales del canal de más de 200 metros de largo. El resto del canal, tan nítido en la fotografía de 1945, ha desaparecido.

Vado-de-las-piedras-2006

El Vado en 2006 (2)

Esperemos que esta  “pequeña gran muestra” de la obra del genial arquitecto Juan de Villanueva no se pierda para siempre.

Mi agradecimiento a Jesús Navarro por su ayuda inestimable en el trabajo de campo.
(1) Fotograma del Vuelo Americano Serie A. Años 1945-1946. © Instituto Geográfico Nacional.
(2) Fotograma de Vuelos PNOA. 2006. © Instituto Geográfico Nacional.